23.3.09

Ayer pensé...

"Es increíble todo esto, nunca me había encontrado a mi misma escribiendo de mis sentimientos. Es increíble pensar que tantas veces he creído explicar a mi manera lo que es el amor pensando que ya lo había vivido en su máxima demostración dentro de mi ser. Mentira. Ahora me doy cuenta de eso. Mentira. El amor nunca se había expresado hasta su tope dentro de mí. No voy a decir hasta ahora porque quizás dije lo mismo todas las veces anteriores. Ahora es diferente. Y lo sé. No es lo mismo de siempre; mariposas en el estómago, piel de gallina al verlo, etc. No. Esta vez es algo aun más intenso. He llegado a tal punto en que me desespero si no estoy hablando con él. Aunque sea para hablar de lo más insignificante del mundo. Cuando lo hago, vivo una paz interior que me hace sentir maravillosamente bien. Es una ridiculez, pero aunque sea verlo sólo a la distancia, me hace sentir bien. Sueño con él, lo veo a cada rato en mi mente. Pienso en él, hablo de él. Todo lo que hay a mi alrededor guarda algún parecido con él. Debería de hacer una investigación o algo así al respecto porque, ¿es acaso posible sentir algo tan profundo por alguien que no se fija en ti? Aun, intento decirme a mi misma. Aun no se fija en mí. Aun no se da cuenta de lo que seríamos juntos. Aun no sabe lo tanto que estamos hechos uno para el otro. Aun no se da cuenta de que soy yo la persona que más lo quiere en este momento y que soy yo quien lo necesita más que nunca. Como dije, no hay nada en mi vida que no encuentre una manera, la que sea, de recordarme a él o parecérsele de cierto modo. Todo me recuerda a él. Asimismo, él me recuerda a todo. Él es mi todo. Él es todo lo que yo quiero, todo lo que anhelo, todo lo que necesito. Todo."
-Pensó ella...

0 Comments: