28.3.09

Monologo para un duende loco!

El duende está sentado en el suelo mirando un bolsito pequeño que contiene escarcha.

-Aquí estamos solos tú y yo. Guardas en tu interior todo el poder que necesito… Con una pequeña pizca de estos polvos, POOF todo cambia.
Saca del interior del bolsito un poco de escarcha y la deja caer al suelo. La mira atónito.

-En el pueblo no me creen nada. Dicen que es solo escarcha, pero no se dan cuenta… de lo especial que es ^^ (se pasea, mirando la bolsita) Con esto, todos mis sueños se harán realidad. (risa entre inocente y traviesa)

-¡¡Nadie puede quitármelo!! Debo tenerlos a salvo. (abraza bolsito) (lo guarda)

-Antes de usarlo, debo pensar bien en lo que quiero… (se pasea en silencio y de repente salta) ¿¡ Dinero?! (mueve la cabeza de arriba abajo) si… dinero… (se vuelve a pasear en silencio) ¿¡Oro!? (Salta de emoción) ¡¡Si!! (abre los ojos mirando el cielo) ¡¡oro, oro, oro!! QUE LLUEVA ORO :D
Queda mirando el cielo en silencio aun con los brazos abiertos. Cae de repente de rodillas.

-Pero no, no oro no. El dinero no compra la felicidad. Estoy sola en este mundo. El pueblo me cree loca. Me tienen aislada del mundo. (se arrincona y abraza rodillas) Sola… En el pueblo no me creen nada. (saca bolsito) Dicen que es solo escarcha, pero no se dan cuenta… de lo especial que es ^^ (se pone de pie y mira bolsito) Con esto, todos mis sueños se harán realidad. ¿Pero cuáles son mis sueños? (Camina en círculos acelerando cada vez más)

-Dinero, felicidad, comida, ¡mas escarcha!, amistad. (PARA EN SECO) que en el pueblo me quieran. ¡¡NO ESTOY LOCA!! (dice con tic) ¿O si? ¿Me merezco que me quieran? ¿Me merezco un amigo? ¡¡SI!!Quiero tener un amigo. ^^
Abre bolsito y cierra los ojos.
-Deseo tener un amigo… que venga ahora mismo a decirme que es mi amigo ^^ y que me regale … una bolsa de oro! (Saca y tira escarcha… la mira caer. No pasa nada)

- EJEM… y el ¿POOF?
- ¿Y mi amigo?
- ¿Y el oro?
FIN

27.3.09

Changes (:

Today I change. Everything changes. I leave you behind. I spit out your smell, and wash off your touch. Not that I ever wanted to be touched by you.
Today I change. Everything changes. I stop thinking about him, I shall love him in secret. Look at him from far away. Love him as a friend. Smell him like a lover.
Today I change. Everything changes. I study more, work for my future. Build my dream. Today I will make the floor, tomorrow I will stand on the ceiling.
Today I change. Everything changes. Today I cut my hair. I jumped up a step of the stairs. Yesterday I fell, today I got up.

C h a n g e c h a n g e c h a n g e c h a n g e

26.3.09

Rosa...............

Mientras la miro recostada en mi escritorio, suplicándome que la recoga, le ponga en agua, o la entierre en su tumba dentro de un libro para que seque su belleza en sus páginas; pienso en las acciones que han traido las presentes cosecuencias. Mientras observo como cada pétalo se oscurece y muere lentamente, pienso en como podría comparar aquellos pétalos con lo nuestro. Si es que tenemos algo... Crueles palabras saldrán de entre mis labios si sigues por aquél camino que sigues en este momento. Continúa nadando en contra de la corriente y ya verás. Déjate llevar, déjame pasar, olvídame. Ignórame, no pienses en mí, ODIAME. Mas yo no logro ver lo bueno en tí. No logro quererte. No logro comprender lo que sientes por mi. No logro sobrevivir sin el agua que los pétalos de mi corazón necesitan. Agua que no me das. Aunque quieras, sólo me riegas con agua salada y mas yo no quiero agua del mar.
Olvídame, déjame atrás. Por que mis brazos no te pueden afirmar, no te pueden sostener, mas no te pueden soportar. No te ayudaré a nadar por el río hacia la cima de la montaña. No te colgaré de una cuerda que se puede cortar.
Lo siento... pero no me arrepiento.

25.3.09

M.a.ñ.a.n.a.P.e.n.s.a.r.é

Son las 22:17, recién se cambió del 16. converso con Francisca y le cuento lo que me pasó hoy. Bien, intenté ser simpática. Analicé el egoísmo y el sufrimiento. Me llama inmadura. Hoy pienso que lo que hice está bien. Le dije lo que tenía que escuchar para dejarme tranquila. El "tómate las cosas con calma" no le bastó. Y el "estamos bien como amigos" tampoco. Mañana me sentiré mal... ¿por qué las cosas no pueden sólo ir bien?

Mañana me causará dolor haberle hecho sufrir (si es que sus palabras de sufrimiento son ciertas y no es solo una manera de hacer que le tenga pena). Mañana pensaré en cuando yo lloro, en cuando yo estoy triste y en cuando yo lo veo a mi él caminando por ahí pensando en lo que sea excepto en mi. Pero no importa; hoy me siento bien. Se merecía que le cortara el telefono. Se merecia que lo tratara mal. Se merecía que le dijiera que no era mi dueño y que yo no soy nada de él.

Hay una canción (creep) que hoy escuché. Me hizo pensar en tantas cosas. r a d i o h e a d. Cuando dice. "I want you to notice, when I'm not around" [quiero que te des cuenta cuando no ando por aquí] Quedé marcando ocupado. Me hizo llorar esa parte. Me sentí tan identificada. Odio a r a d i o h e a d ahora.

24.3.09

Entoncesquehago?

Bien, aquí va. Otra reflexión tonta. De esas que se repiten mil veces. Esas que pienso y pienso y cuando llevo a palabras no suenan tan bien. Esas que escribo sentada en el mismo lugar que siempre, escuchando la misma música que siempre, mirando los mismos posters, la misma cama, el mismo teclado y los mismos sueños. Hoy, hablaré del egoísmo. Bien aquí va. Egoísmo. Yo. YO. YO. ¿no es así la definición del diccionario? Pero que pasa si te encuentras en la situación de que no quieres hacer sufrir a alguien ¿no es cierto? entonces dices, "bien, no seré egoísta". Pero al hacer eso, quizás vas en contra de lo que tu quieres. Es decir, dejas atrás algo que tu querías para satisfacer un poco la necesidad de otra persona. Osea, hiciste un sacrificio. Pero que hay de esa persona. Ella está necesitándote, no se merece sufrir. Pero para que ella estuviera bien te tuviste que sacrificar tu. Entonces ella no hace nada por tí pero para estar bien tu te tuviste que sacrificar. ¿Quién es el egoísta ahora?
Entonces, yo digo. No lo quiero hacer sufrir. Yo se lo que él siente entoncesno quiero que sienta lo mismo. Pero luego pienso, al ahorrarme el sufrimiento a mi misma, lo hago sufrir. Pero cuando yo sigo sufriendo él no. Es esto un círculo vicioso. Ése lejano me hace sufrir y luego yo hago sufrir a ÉL. ¿él? ¿ése lejano? ¿yo?
ENTONCES QUE HAGo?

23.3.09

Ayer pensé...

"Es increíble todo esto, nunca me había encontrado a mi misma escribiendo de mis sentimientos. Es increíble pensar que tantas veces he creído explicar a mi manera lo que es el amor pensando que ya lo había vivido en su máxima demostración dentro de mi ser. Mentira. Ahora me doy cuenta de eso. Mentira. El amor nunca se había expresado hasta su tope dentro de mí. No voy a decir hasta ahora porque quizás dije lo mismo todas las veces anteriores. Ahora es diferente. Y lo sé. No es lo mismo de siempre; mariposas en el estómago, piel de gallina al verlo, etc. No. Esta vez es algo aun más intenso. He llegado a tal punto en que me desespero si no estoy hablando con él. Aunque sea para hablar de lo más insignificante del mundo. Cuando lo hago, vivo una paz interior que me hace sentir maravillosamente bien. Es una ridiculez, pero aunque sea verlo sólo a la distancia, me hace sentir bien. Sueño con él, lo veo a cada rato en mi mente. Pienso en él, hablo de él. Todo lo que hay a mi alrededor guarda algún parecido con él. Debería de hacer una investigación o algo así al respecto porque, ¿es acaso posible sentir algo tan profundo por alguien que no se fija en ti? Aun, intento decirme a mi misma. Aun no se fija en mí. Aun no se da cuenta de lo que seríamos juntos. Aun no sabe lo tanto que estamos hechos uno para el otro. Aun no se da cuenta de que soy yo la persona que más lo quiere en este momento y que soy yo quien lo necesita más que nunca. Como dije, no hay nada en mi vida que no encuentre una manera, la que sea, de recordarme a él o parecérsele de cierto modo. Todo me recuerda a él. Asimismo, él me recuerda a todo. Él es mi todo. Él es todo lo que yo quiero, todo lo que anhelo, todo lo que necesito. Todo."
-Pensó ella...

Hoypensé... ( " / )

La vida no tendría sentido si no hubiera momentos en que quisiéramos alejarnos de ella. No nos daríamos cuenta de lo valiosa que es la vida y el vivir de cada día si no hubiera momentos en los que nos la queremos quitar. El problema es que en los momentos que odiamos a la vida, en el momento en que caemos al pozo de la incertidumbre, el miedo, la desconfianza, la confusión y la desesperación… no logramos ver la salida. Muchos cuelgan en el borde del pozo por un tiempo, otros caminan por la orilla. Pero todos caemos en algún momento. Es ése el momento en el cual nada tiene sentido, todo parece mal. No se logra encontrar un lado positivo de lo que está pasando y menos una solución. ¿El consejo? Esperar. ¿Funciona? Sólo si dejas las cosas pasar y no haces algo de lo que no estés seguro. Quizás no es el mejor consejo pero es lo que se me ocurriría decir si algún conocido estuviera allá abajo. ¿Pero qué pasa cuando soy yo la que está en el fondo? Cuando soy yo la que está confundida, dudosa, desesperada y asustada. Entonces ¿qué hago con el consejo? Suena muy bien al darlo pero no al tratar de llevarlo a cabo. Entonces aquí estoy sentada frente a mi computador, pensando en la manera que se me hace más fácil desahogarme. Escribir. Claro es tonto para algunos, pero a mi me parece lógico. A la vez que escribo me puede aparecer una solución dentro de mis pensamientos. En el momento menos esperado, puede aparecer algo que quizás no te soluciona el problema por completo, sino que hace que se vea un poco menos pesado, un poco menos horrible, un poco menos desesperante. En fin, hoy no apareció…

Dos días después de la primera flor en el parque

Estoy corriendo. Te busco pero no te encuentro, abro puerta por puerta pero no estás en ninguna parte. No sé porque pero te quiero encontrar. Sé que me dijiste que olvidarías estar aquí, pero dentro de mí se que no lo hiciste. No te olvidaste. Estás aquí. Estoy segura. Me acerco a la última puerta, la abro y entra la luz, y junto con la luz un paquete de recuerdos.

-Hola, ¿tú me puedes decir la hora?
-Si claro, un cuarto para las tres.
-Ya, gracias…
-Si de nada…
-aprovechando la pasada, ¿quieres bailar?
-Seguro…- me levanté de la silla y comencé a bailar contigo. Me entretuve un buen rato pero luego nos fuimos a tomar bebida a la mesa.
-Te apuesto que ya sabías la hora -¿cómo supiste? -Tienes puesto un reloj… -Te respondí con una pequeña risa
-Que atenta tu…
-Si, dime; ¿cómo conoces a la cumpleañera?
-Es mi vecina, somos bien amigos… Nos llevamos bien, nos conocemos de pequeños.
-Que bueno, nunca me contó de ti. Que extraño… - En ese momento pensé que seguramente nunca hubo nada entre mi amiga y tú, ella sólo me contaba de sus amores.

La luz me cegó por unos segundos pero luego mis ojos se acostumbraron. La sala estaba vacía, caminé dentro de ella buscando algo. Luego me senté en un rincón y busqué en mi bolsillo un chicle. Encontrándolo me lo eché a la boca y recordándote volví al pasado.

-¿En serio?
-Obvio, más serio que nunca.- Me dijiste con una sonrisa, luego te sonrojaste y miraste tus pies.
-Bueno, supongo que si lo dices con tanta seguridad.- Antes de darte una respuesta, volviste a sonreír, te abracé y besé tu cara. Luego en tu oído susurré casi suspirando -Sí-
Me miraste y me abrazaste una vez más y dejándonos llevar por la atracción de nuestros labios nos besamos. Luego nos volvimos a abrazar y las sonrisas de nuestras caras no se borraban. ¡¿Cuánto tiempo lo había esperado?! Y, espero, que en todo ese tiempo que espere nunca dudaste y sólo esperaste el momento adecuado.

Me fijé en la ventana del cuarto. Estaba cerrada y tenía un papel. Me levanté y me acerqué a ella. Mirándola fijo recordé el invierno. Estuvimos abrazados junto a una ventana mirando la lluvia caer. Era uno de esos días en que el frío no te dejaba salir. Me habías ido a visitar y mis padres habían salido. Compartíamos la frazada y la leche caliente. El vapor de aquella empañaba la ventana.

Tomé el papel de la ventana y antes de abrirlo miré hacia fuera. Era ya casi noche, y el sol estaba cayendo. Por un momento intenté disfrutar la vista, pero los rascacielos y el hablar de la ciudad arruinaban el encanto. Bajé la mirada y abrí el papel. Lo leí y mi mente se fue en blanco. No escuché el ruido de la calle, no pensé en los momentos que pasamos juntos, no vi el atardecer ni contesté mi celular. Sólo me quedé ahí parada. Sin pensar, sin ver, sin sentir.
Respiré profundo arrugué el papel y lo lancé con rabia al suelo. Miré hacia delante y aguantándome las lágrimas intenté borrar las palabras “No olvidé venir, sólo que no me pude quedar” de mi mente.

-No te olvidé, pero en mi mente y corazón no te pudiste quedar.- Dijiste frío y seguro
-Me cambiaste…
-No, es solo que… ya no es igual
-Típico… ¿qué me dirás ahora... no eres tú, soy yo?
-Adiós…
-¿Nos veremos algún día?
-No lo creo
-¿y la primavera que venga después?
-Supongo que lo olvidaré

Pero yo siempre supe que no olvidarías, te conocía… conozco. Siempre cumpliste tus promesas y prometiste cumplirlas. Estuvimos tan enamorados, pero el fuego se apagó.

-Espero que esto nunca se acabe… Haré lo mejor que pueda por que sea así.- Dijiste con tu voz cálida y acariciante-
-Esperemos, pero no prometas nada aún… me han dicho que todo lo que sube debe bajar…
-No siempre porque el amor puede ser eterno en ocasiones
-¿y si esto se acaba… seremos amigos? - pregunté
-Aunque no lo puedo imaginar… supongo que si
-Sería lo mejor… ¿Por qué no hacemos algo?
-¿Qué podría ser? – Me miraste curioso.
-Algo como una promesa… para ser amigos
-La primavera que venga después de que terminemos…
-Nos juntaremos dos días después del primer día de flores en el parque…
-Dos días después de que la primera flor haya nacido en el parque nos juntaremos en el edificio abandonado
-En el último piso como en donde me pediste ser tu novia…
-Y junto a la ventana nos volveremos a encontrar
-¿Para reconciliarnos de nuestras peleas? – Pregunté un poco nerviosa.
-y nos volveremos a amar… porque sin ti yo no me puedo imaginar.

Es por eso que vine. Sabía que estarías aquí… Solo que no alcanzaste a quedarte. Por eso en ese momento comencé a llorar. Por todo lo que no fue, por lo poco que alcanzó a ser… y por el hecho de que no lo pudo volver a ser. Miré por la ventana, abriéndola saqué mi cabeza. Sabiendo lo que me esperaba miré hacia abajo, y ahí estabas tú. Bocabajo y rodeado por ambulancias, bomberos y policías. Gente mirándote y niños curiosos rodeando la multitud. Te habías ido. No alcanzaste ni siquiera a juntarte conmigo en el último piso. Te fuiste a uno más alto, nos volveremos a encontrar, mi querido, pero en esta vida no será.
FIN