10.4.09

Esperanza

Mientras corría, corría y corría sin sentido pensaba en lo que hiciste para hacerme llegar a esta situación. Nada. Exacto, no hiciste absolutamente nada. Me matas con tu nada. Me torturas con tu silencio, tu despreocupación, tu mirada fija siempre en el vacío, en la nada. Ah, el vacío de tu mirada. Ese maldito vacío que se deja mirar. ¿Por qué? nose, la nada sabe. Entonces paré en el medio de la nada, ahí en ese vacío que me impedía respirar. Miré al cielo, que estaba color nada y levanté mis brazos hacia él esperando como estúpida alguna reacción. Haber si él me miraba. Pero nada pasó. La misma cara de siempre sonriéndome y diciendo "que tal Laura, soy hermoso. Soy mejor que tú. Soy el cielo tu eres vacío, tu eres nada." Caí de rodillas y enterré mis manos en la tierra humeda. Escribí tu nombre en el suelo y esperé. Después de unos segundos me tiré encima de la tierra y respiré barro. Respiré tierra, respiré aire, respiré suelo, respiré polvo y respiré agua. Respiré tu recuerdo, respiré la eterna espera y respiré tu vacío y tu nada. Respiré mis lágrimas y las lágrimas del cielo que ahora golpeaban rítmicamente mi espalda. Esperé entonces la muerte. ¿O esperé acaso la vida? ¿O esperé quizás que tu llegaras y cambiaras mi opinión y me sorprendieras y quedaramos juntos para siempre como en las películas? Pero no, nada pasó. Sólo se dio el día siguiente y el siguiente y el hambre y el sueño y el dolor. Nada nuevo pero algo hizo que me levantara. Una figura extraña, como transparente, sin rostro. Me dio la mano y traspasó su calor hacia mis venas. Alumbró el vacío y llenó la nada por esa pequeña fracción de segundo en la que estuvo frente a mis ojos. Esa tarde cuando volví a mi casa, me senté en mi cama y dije en voz alta para mi misma "hoy tomé la mano de la esperanza, algo vendrá."
- Vamos Laura, reacciona. - Había dicho la figura. - Despierta, vive, sonríe. Para de pensar, y empieza a vivir.
- Si - Le respondí a la figura. - Si...

0 Comments: